Archivo de la categoría: Arte

En año y medio más podría funcionar la Biblioteca Central Miguel Salinas de la UAEM, cerrada desde hace seis años

bty

Se detuvieron las obras de restauración en junio pasado

Rosa Rojas

Será quizá hasta el próximo mes de junio cuando se reinicien los trabajos de rehabilitación de la Biblioteca Central Miguel Salinas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), en Cuernavaca, cerrada desde hace seis años, ya que, debido a los problemas económicos que enfrenta la institución, se tuvo que destinar el presupuesto que se tenía para ejecutar la obra a pagar la nómina del personal universitario, informó el director general del Patronato Universitario, Mario Caballero Luna.

Durante un recorrido por las instalaciones de la biblioteca con integrantes del Consejo de Cronistas de Cuernavaca, A.C.(CCCAC), el funcionario universitario mencionó que el desastre que sufrió la biblioteca se generó cuando hace seis años arreglaron la calle aledaña, Comonfort, porque taponaron los desagües del edificio de la biblioteca, que es una construcción antigua, de adobe del siglo XVI, “una joya que tiene valor histórico y cultural” y hubo necesidad de sacar de emergencia todo el acervo de libros, documentos y periódicos.

El mismo funcionario reconoció, ante el comentario del cronista Eduardo Bello Ocampo (quien hizo una historia de la biblioteca a la que tituló “la desventurada”, por las vicisitudes que ha vivido desde su fundación en 1886- de que en las librerías de viejo de Cuernavaca y en las de Donceles de la Ciudad de México se podían encontrar libros con el sello de la biblioteca Miguel Salinas), que en efecto hubo una pérdida de algunos libros pero indicó que el acervo lo tiene la Dirección de Bibliotecas de la UAEM “y la colección Gutierre Tibón (gran antropólogo mexicano, escritor y poeta de origen italiano) está completa”.

Caballero Luna explicó que el Patronato Universitario se creó en 2014 y entonces recibió el encargo de obtener presupuesto para la restauración de la biblioteca. Se hicieron las gestiones necesarias ante la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y se obtuvieron 26 millones de pesos, de los cuales faltaban por ejercer 2.9 millones cuando se detuvo la obra de restauración, en junio del año pasado.

El Patronato Universitario hizo una licitación y se inició la obra. Lo más caro fue la infraestructura, señaló, porque el INAH pidió que se hicieran calas para determinar si había vestigios de construcciones prehispánicas. Se instaló la parte de la iluminación eléctrica y se limpió el mural -ejecutado entre 1951 y 1954 por el pintor veracruzano Norberto Martínez Moreno, denominado “La aportación de la región de Cuauhnahuac a la cultura mesoamericana” que se refiere sobre todo al papel amate y el algodón- y se recuperó el color. Actualmente el mural está protegido con plástico.

Pero además como la empresa que hace seis años inició los trabajos de restauración  “picó” la parte de los murales -de la pared oriente- pintados entre 1911 y 1930 con la temática de las gestas de Morelos y de Zapata, lo que fue detenido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que ordenó que se restauren, se contrató a una especialista que se llevó un año tapando los hoyos en los murales, y que calcula se llevará otro año para finalizar dicha restauración.

El funcionario mencionó que para concluir la obra de restauración de la biblioteca se necesita un millón de pesos, pero además se requerirá presupuesto para la construcción, a un costado de la nave principal, de una cafetería con cuyo funcionamiento se estima podrán cubrirse los gastos de mantenimiento de la biblioteca, porque se busca que todas las obras culturales que se realizan sean autosustentables, como con la restauración que se está realizando en la casona de Los Belenes –donada por un ex presidente de la república a la UAEM- que cuenta con servicio de hotel y restaurante –actualmente cerrados-, donde se está construyendo un auditorio para dar servicios como centro de convenciones  y un estudio de video.

Otra obra que se está llevado a cabo es la restauración del edificio del ex hotel Chulavista, que va a ser un centro cultural con talleres de música, danza y literatura, entre otras actividades, relató Caballero Luna, señalando que los 22 empleados del Patronato Universitario laboran con mucho entusiasmo, si bien reconoció que todos ellos están cobrando medio sueldo y al personal de Los Belenes y la biblioteca desde noviembre no les han pagado.

De acuerdo a la crónica de Bello Ocampo, la biblioteca,  en las cuatro mudanzas de edificio que ha tenido, sufrió pérdidas en su acervo, pero lo más grave fue el saqueo en la época revolucionaria y posteriormente en 1952, cuando en la gira del candidato Adolfo Ruíz Cortines se escogió a la biblioteca para realizar varias mesas redondas sobre los problemas de Morelos, con lo cual se desalojó totalmente en edificio, lo que ocasionó la suspensión del servicio al público por más de un año. Al crearse la UAEM en 1953, la biblioteca le fue transferida y se la denominó Biblioteca Central Miguel Salinas.

Relata asimismo que entre 1983-84  desapareció el acervo “tradicional o antiguo” de la biblioteca y al inquirir sobre eso a la responsable de la misma, ella le comentó que en adelante “sólo habría libros editados a partir de ese año” para consulta. A raíz de esa crónica que relata las desventuras de esta instalación universitaria fue que se realizó este recorrido por las obras, por ahora suspendidas, de la biblioteca central de la UAEM en el centro histórico de Cuernavaca.

bty

Los murales sobre las gestas de Morelos y de Zapata deberán ser restaurados

bty

Detalle del mural de Norberto Martínez Moreno: Fotos Rosa Rojas

1 comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Derechos culturales, Derechos Humanos, Documentos, Emiliano Zapata, Estado de Morelos, Morelos, Organizaciones Sociales, Uncategorized, Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM)

La mayoría de los indígenas somos analfabetos en nuestra lengua, necesitamos mayor trabajo de difusión de la escritura: Celerina Sánchez poeta ñuu savi

Rosa Rojas

Siento tu piel aunque lejos estés/ la trae consigo el viento/ penetra por mis huecos/ para sorprenderme de madrugada/ la brisa lava nuestros pecados/ como relicarios no usados/ sólo para dar sentido a nuestra existencia/ bajo la penumbra de la ciudad…

Celerina Patricia Sánchez lee sus poemas en su lengua Tu’un ñuu savi (mixteco- la lengua de la lluvia) y en español  y la acompaña con su armónica Víctor Gally. Ambos trabajaron durante seis meses para preparar el recital poético-musical bilingüe Natsiká Viaje Poesía y blues que muy pocos tuvimos el privilegio de escuchar en la librería de la editorial Herder. Sonriente la poeta comentó sin arredrarse “sabemos que la poesía no es de masas” y así pudimos disfrutar de poemas al camino, a la vida, al amor, a la muerte, a la soledad, a la tierra, a la naturaleza… escuchando la musicalidad de la poesía en un idioma desconocido para la mayoría de quienes vivimos en este país -aunque quizá alguien lo haya hablado junto a nosotras en alguna parte- acompañada de la cadencia melancólica del blues.

La ruta del viaje fue trazada por los poemas del primer libro de Celerina Patricia,  Inií Ichi= Esencia del camino, editado en 2013 en ñuu savi y español por Pluralia Ediciones, con apoyo de Conaculta, como parte de la colección Voces Nuevas de Raíz Antigüa / Poesía Indígena Contemporánea de México,  integrada por cinco libros de igual número de autoras que escriben, respectivamente, en mixteco, zapoteco, chol, tzotzil y zoque.

El libro, ilustrado por Olivier Samuel Cyril Dautais contiene un CD en el que la artista dice sus poemas en ñuu savi y español.

Aunque Celerina Patricia, originaria de Mesón de Guadalupe, distrito de Juxtlahuaca, Oaxaca,  empezó a escribir hace 18 años, éste es su primer libro. Lingüista de formación -estudió  en la Escuela Nacional de Antropología e Historia-  explicó que aunque había publicado en numerosas revistas y periódicos como Bisturí a párrafo abierto, La iguana azul, Colibrí; ha participado en cinco o seis antologías, “que son las que conozco ahora porque las demás ya no sé dónde quedaron, una de Oaxaca, una que se hizo en francés- ñuu savi-español que se llama Cuatro poetas contemporáneos, otro que hizo Escritores en Lenguas Indígenas en un tomo, y en otras muchas”, cuando (la dirección de) Culturas Populares la invitó a publicar un libro, ella no quiso.

–¿Cuál es la razón por la que yo no quise publicar en Culturas Populares si me invitaron? Primero porque yo no veía canal de distribución, no tiene chiste que tu saques un libro y luego lo embodegues o lo regales a los funcionarios para decir que sí estás haciendo un trabajo; es lo que yo veía claramente que hacían ellos. Y además les propuse que, bueno, está bien publiquemos pero quería un libro ilustrado y me dijeron que era muy caro, cómo pretendía yo hacer eso si era un libro de poesía, la poesía, la señora reina de ahí es la palabra y yo quería un libro ilustrado y entonces ya me quité de esa idea y como publicar no ha sido lo primordial para mí, lo primordial para mí era trabajar la lengua Tu’un ñuu savi, que la gente se diera cuenta que podía escribir.

Y yo decía para qué publico si la gente no va a saber de mi libro. La gente de mi lengua, de mi cultura… para publicar pues hay un montón que escribe en español… hasta que me llegó la propuesta, que por cierto la hizo Mardonio Carballo que fue el que me invitó primeramente y luego ya nos quedamos con Pluralia Ediciones… y entonces salió una convocatoria de Conaculta y fue que hicimos este libro. El plus es que este libro tiene un disco, yo estoy aquí leyendo mis poemas tanto en la lengua como en español…

A mí me gustó muchísimo el libro por lo del disco. Este poemario es una compilación de 16 años de escribir… y lo quise hacer así por mi gente, porque yo sé que si llega a las manos de mi gente, de mi cultura, lamentablemente mucha gente no sabe leer la lengua, somos analfabetos en nuestra lengua; yo por ejemplo, fui autodidacta y le preguntado a las poetas, y también escritores que me he encontrado y la mayoría me ha dicho ´somos autodidactas en nuestra lengua porque no existe una escuela como tal´, como el español que nos enseñan las reglas gramaticales.

En mi caso yo tuve que descubrir mi lengua, conforme iba escribiendo iba descubriendo muchas cosas; al principio, obviamente, hay cosas que están muy leves por la misma situación de que apenas iba intentando escribir en mi lengua, entonces en todos esos años que yo fui escribiendo fui descubriendo también la gente que estaba trabajando mi lengua, que no necesariamente eran escritores, pero eran lingüistas o gente que estaba interesada en la lengua desde la gramática consensada, porque hasta eso, tenemos que hacer una gramática consensada; los nahuas no han llegado, siguen peleándose por la gramática, es que es impresionante, hasta por las grafías, que si va con k, si con c, si es en náhuatl clásico o que si no, lo que dijo León Portilla o lo que no dijo, que si se pelearon con el maestro… así también está mi lengua no es que los nahuas son los únicos que se andan peleando, nosotros también. En el caso por ejemplo de la ch, que es para cha, che, nosotros usamos la c y la h, alguna propuesta quiere que sea la t y la y, tchay que se diga así. Nosotros en mi región no podemos reconocer ese sonido pero ya cuando estudias ya lo reconoces. El asunto es que en algunas variantes eso significa otras cosas, y cuando hay una variación de esos sonidos y quiere decir otra cosa no puedes decir que así va a ir todo porque entonces también es una dictadura: así lo escribes porque yo digo que lo escribas en toda la región.

–¿Hay muchos poetas ñuu savi?

–Lamentablemente no, nada más está  Kalu Tatyisavi, Rolando García, Ofelia Pineda, Francisco Lozano de Baja California, muy bueno por cierto es migrante está en San Quintín y otros pero son pocos… a diferencia de los zapotecos que hay muchos más o mayas y es que no tiene que ver tanto con la lengua, más bien tiene que ver con el proceso que se está llevando a cabo de difusión de la escritura… Con los chavos que están emergiendo en Juchitán sobre todo, hay bastante tallereo con los propios escritores que están ahí, son zapotecas. En mi caso hemos hecho algunos talleres pero muy leves, necesitamos hacer mucho trabajo de difusión.

–¿De qué vives?

–De aplausos no, porque luego voy al mercado y no me dan los jitomates con aplausos; antes tenía un trabajo, iba todos los días pero me quedé sin trabajo… ahora trabajo con organizaciones: por cuatro años hemos trabajado en la revitalización de la lengua nahuatl en la zona de Texcoco, en la montaña; han sido cuatro años de trabajo intenso, ha pegado en dos pueblos nada más, originalmente se había hecho para cuatro pueblos. Yo no hablo nahuatl pero soy lingüista por eso me solicitan, y algunos trabajos hago de traducción, me pagan. Hay algunas cosas que hemos luchado porque nos paguen, la verdad es que luego nos llaman, ´hazme esta traducción pero gratis´, entonces se ha molestado mucha gente conmigo porque yo les digo yo sí cobro y es tanto y se enojan pero otros no se enojan y si me pagan, entonces ahí vamos.

–¿Y por qué blues?

–Hay que preguntarle a Gally. El disco (del libro) no está musicalizado también porque llevamos apenas como unos seis meses trabajando… la verdad es que ni nos conocíamos. Un día nos invitó Héctor (Martínez editor de Pluralia) a hacer una fiesta y fuimos y los invitaron a ellos para tocar y entonces Víctor cuando oyó mi poesía le gustó mucho y dijo porque no improvisamos aquí mismo: improvisamos en ese momento… pero yo digo que hubo como un enamoramiento de la poesía y la música, mucha gente también me ha preguntado por qué no la música tradicional… y no, porque yo creo que también se vale abrirse a unas propuestas nuevas y si esta música con la poesía funcionan, me parece bastante bien, yo creo que es válido, yo no me siento, así como ´solamente esto porque si no, no va a ser´. Ese es otro problema con el que nos enfrentamos los escritores en lenguas originarias, porque de repente nos acusan que si no escribimos a las flores y a las plantas entonces ya no estamos escribiendo poesía indígena, o si no lo hacemos de una forma es que ya no es. Creo que tenemos que rebasar eso, tenemos que ver cómo innovar porque no nos podemos estancar, tenemos que hacer más. Bienvenido el blues en este caso porque fueron la poesía y la música los que se enamoraron y éste es el resultado.

Por su parte Víctor Gally, músico y compositor, comentó que habría que ver la opinión de los bluseros ortodoxos respecto a la combinación de la música y la poesía en ñuu savi. Así como hay gente que dice no puedes combinar tu lengua con otra música que no sea la propia del pueblo, hay bluseros, que los hay, que nada más dicen que el blues es una manera de hacer la música. “En ese sentido sí necesitamos nombrarlo de alguna manera, blues recital poético ñuu savi -blues savi- se abren puertas, estamos experimentando, sobre todo lo más importante es tener la capacidad de la sorpresa, al final creo que nos sorprendimos cuando nos conocimos y lo seguimos haciendo”.

Informó que actualmente está trabajando en otro proyecto, originalmente nació como un grupo pero hace dos años lleva el nombre de la cantante Steffie Beltt. De hecho van a ir a Ecuador para participar en el Noveno Festival Internacional de Blues en agosto, donde van a estar representando al blues mexicano.

 

1 comentario

Archivado bajo Arte, Ñuu savi, Blues, Cultura, Indígenas, Oaxaca, Poesía, Poesía indígena, Uncategorized