Archivo de la etiqueta: Agua

El agua del río Cuautla, Morelos, es para ejidatarios, no para termoeléctrica: Juez

Rosa Rojas

Un nuevo triunfo en la lucha para evitar que las aguas con las que cultivan sus alimentos sea desviada a la termoeléctrica de Huexca, municipio de Yecapixtla, Morelos, lograron campesinos, ahora del ejido de Tenextepango, municipio de Villa de Ayala, al ganar un amparo para que no se desvíen ni modifiquen las aguas del río Cuautla hacia el Proyecto Integral Morelos (PIM), como quiere autorizar el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Así lo informaron ejidatarios de Tenextepango, quienes detallaron que el Juez Sexto de Distrito de Morelos decretó, el pasado 18 de febrero, la suspensión de plano a efecto de que “no se altere, modifique, desvíe y/o cambie el rumbo de las aguas del río Cuautla, con el objeto de que sigan alimentando los canales de riego que pasan por el ejido inconforme, los cuales dotan al mismo de mil ciento cincuenta y ocho litros de agua por segundo”.

En rueda de prensa en la plaza de armas de Cuernavaca, recordaron que esa agua le fue dotada al ejido por resolución presidencial del 7 de diciembre de 1922, dotación que actualmente es reconocida por ASURCO (Asociación de Usuarios del Río Cuautla), organización que según el superdelegado (sic) del gobierno de AMLO en Morelos, Hugo Erick Flores, ya habría negociado, indebidamente, un convenio para llevarse el líquido a la termoeléctrica, pero sin tener autoridad para eso porque ASURCO “es la asociación de ejidos, no su directiva y cada ejido tiene a salvo sus derechos del agua en la asociación” porque el gobierno no ha convenido con los ejidos dueños del agua, subrayaron.

Acompañados por el activista poblano Juan Carlos Flores, quien ya estuvo varios meses encarcelado por su participación en defensa de las tierras de pueblos y comunidades indígenas contra el PIM, los y las campesinas Sergio  Ortiz, del ejido de Tenextepango; Mara Franco del ejido de Anenecuilco; Aída Galicia del de Ahuehueyo; Emeterio Raymundo e Inocencio Pérez, del de Moyotepec, informaron que son más de cinco mil los ejidatarios de 13 ejidos de Villa de Ayala que resultarían afectados en sus siembras de caña de azúcar, maíz, elotes, frijol, calabazas, cebollas… lamentaron que “arroz ya no sembramos –sólo algunos- porque el agua no alcanza, aunque el arroz de Morelos está considerado de los mejores del mundo”.

Pérez manifestó su indignación señalando que están llamando a los jueces a que administren la justicia porque muchos “no respetan nuestro derecho que se ganó después de la revolución de 1910, tenemos la razón”.

En un comunicado afirmaron: “el Presidente de la República quiere quitarnos nuestra agua, argumentando que somos de los pocos estados que no producimos luz, pero nosotros le decimos que somos de los pocos estados campesinos de nuestro país que producimos hortalizas, caña y diversos cultivos que dan alimento a nuestra nación, por lo que la protección de nuestros derechos agrarios debe ser respetada y priorizada por la 4T”.

Indicaron asimismo que en un primer momento su amparo fue desechado “de manera injusta” por el Juez Quinto de Distrito el 19 de julio de 2019 y el 4 de febrero de 2020 ordenó su admisión el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa. “Este es un nuevo revés legal contra el PIM que combate de fondo a quien pertenecen los derechos del agua del río Cuautla y qué volúmenes deben ser garantizados a cada ejido”.

Subrayaron: “No estamos dispuestos a ceder el agua de los ejidos para la termoeléctrica e invitamos al Presidente de la República a que sea congruente con la cartilla moral que él mismo emitió, donde en el punto 11 habla del derecho y obligación de defender los recursos naturales y cuidar la naturaleza y que comprenda que, para que el agua del río Cuautla pueda ser llevada a la termoeléctrica, no basta con un trato con cualquier directiva de ASURCO, pasada, presente o futura, sino que tiene que pasar por el consentimiento de todos los ejidos a los cuales pertenece este distrito de riego y eso implica que esté convencido cada ejidatario de cada ejido, pues son sus derechos del agua los que se verían afectados. Sin agua ya no somos campesinos y no queremos dejar de ser campesinos”.

Para ilustrar la sequía que se padece en la región, informaron que tan solo el ejido Tenextepango tiene derecho a mil 158 litros por segundo, pero según los registros de aforo del río Cuautla de la Comisión Nacional del Agua, en mayo de 2019 fue en promedio de mil 119 litros por segundo, es decir, aún menos de la cantidad a la que tiene derecho su ejido. En tiempo de lluvias según datos de Conagua de octubre de 2018, el aforo del citado río fue de 2 mil 660 litros por segundo, de los cuales, si le entregaran a Tenextepango los que les corresponde, sólo quedarían mil 502 litros por segundo para los más de 20 ejidos asociados a ASURCO y que también tiene a salvo sus derechos de agua, de acuerdo a sus respectivas resoluciones presidenciales.

En una carta enviada a AMLO el pasado 30 de enero por 8 ejidos, le solicitan audiencia para informarle la realidad del problema del agua de sus ejidos porque, le informan, se han entrevistado o han ido a realizar recorridos por la región –infructuosamente para su causa- subsecretarias, diputados/as, senadoras, funcionarios de Comisión Federal de Electricidad, incluso con el secretario de la SEMARNAT, Víctor Toledo, en octubre de 2019, quien les aseguró que entablaría contacto con ellos, y aún están esperándolo.

“Los empresarios no comprenden nuestro modo de vida, no les interesan los derechos de los campesinos, en cuanto se contamine nuestro entorno lo abandonarán y seguirán su camino si importarles dejar muerte y desolación…”, le indican al presidente de la república y le recuerdan que cuando estuvo en campaña visitando sus comunidades, cuando le expusieron el problema del PIM él les pidió “paciencia, esperen a que llegue y aún estamos en la lucha ¡no claudicaremos!.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Bloquean indígenas la carretera Transístmica por gasolinazo y derrames de hidrocarburos

Rosa Rojas

Más de 800 indígenas de 36 comunidades de siete municipios oaxaqueños realizaron un bloqueo este miércoles 15 de febrero, durante más de cuatro horas, de la carretera Transístimica, a la altura del poblado de Boca del Monte Guichicovi como protesta por el alza de la gasolina y de las tarifas eléctricas y para exigir atención de PEMEX y de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) sobre los daños ocasionados por derrames de hidrocarburos.

En el sitio del bloqueo se formaron largas filas de automóviles y camiones sin que se reportaran incidentes mayores. Luego de cuatro horas la Secretaría General de Gobierno del Estado informó que el próximo lunes 20 febrero se llevarán a cabo mesas de trabajo con funcionarios de Comisión Federal de Electricidad y PEMEX, por lo que los manifestantes acordaron suspender el bloqueo, informó la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI) de Tehuantepec.

La organización subrayó que fue necesaria esta acción para ver si ahora se logra que las dependencias federales atiendan los graves daños sociales y ambientales provocados por los 27 derrames de hidrocarburos ocurridos en los últimos cinco años, mismos que afectan a 15 ejidos y comunidades indígenas.

Mencionó también que el Congreso del Estado, por iniciativa del Diputado León Leonardo, emitió un requerimiento para que Pemex y ASEA atiendan los graves daños causados en el Istmo de Tehuantepec.

UCIZONI reclamó a las secretarías de Gobernación y de Energía poner un alto a la imposición de megaproyectos y respetar los derechos de los pueblos indígenas que deben ser consultados en el caso del gasoducto y del tendido eléctrico de Alta Tensión Interoceánico, megaproyectos que sólo benefician a corporaciones chinas, españolas e inglesas.

Exigió además al titular de las Zonas Económicas Especializadas (ZEE), Gerardo Gutiérrez Candiani, que sean respetados los derechos de los dueños de la tierra antes de autorizar cualquier obra que afecte a comunidades indígenas.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), Derechos Humanos, Derechos Políticos, Desarrollo, Discriminación, Eólica del Sur, Eólicos, Ecología, impunidad, Indígenas, Mareña Renovables, Megaproyectos, minería, Oaxaca, Organizaciones Sociales, PEMEX, Pobreza, UCIZONI, Uncategorized, Zapotecas

Mujeres indígenas exigen participación política, una vida libre de violencia y “ser sujetos de derechos y no sujetos de atención”

20161115_105114Rosa Rojas

Con una caminata desde el zócalo de Cuernavaca hasta el Museo de la Ciudad se inició en la capital morelense el Foro de mujeres indígenas compartiendo saberes y tejiendo alianzas, en el que participaron una treintena de mujeres de pueblos originarios y de organizaciones no gubernamentales con la idea de visibilizarse y exigir que se reconozcan en leyes e instituciones del estado mexicano sus derechos humanos a la participación política, al desarrollo integral, a la educación, a la capacitación, a una vida libre de violencia.

En el foro, convocado por la Coordinadora de Mujeres Indígenas Líderes Comunitarias (CMILC), con el apoyo del Centro de Extensión y Difusión de las Culturas (CEDIC) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), y las organizaciones Coordinadora de Grupos Culturales Indígenas y Populares (CGCIP) y Comunicación, Intercambio y Desarrollo Humano para América Latina (CIDHAL), Fabiola del Jurado, dirigente de la CMILC, afirmó que en ninguno de los espacios donde se discute la situación de las mujeres hay representación de las mujeres indígenas.

Participaron en el evento mujeres de Tepoztlán, Xoxocotla, Hueyapan, Santa Catarina, Tetelcingo y Cuernavaca. Entre los principales aspectos discutidos por las panelistas se planteó que aunque en la Constitución mexicana se reconocen los derechos de las mujeres a la igualdad con los hombres, en los hechos esto no se cumple y más aún cuando se trata de las mujeres indígenas, lo que debe cambiarse. Asimismo plantearon que ellas quieren cambiar los usos y costumbres cuando violan sus derechos.

En su intervención Del Jurado subrayó que si bien la delegación de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) tiene un espacio para capacitación de ellas “no lo ha abierto a todas… están yendo delegadas pero son priistas” y añadió que el Instituto de las Mujeres de Morelos tampoco les ha dado espacio a las indígenas.

Agrego que la categoría “mujeres indígenas” debe estar en todos los instrumentos institucionales y además se requiere que haya un instrumento específico para las mujeres indígenas, aunque estimó que “falta mucho” para lograrlo.

Denunció además que las mujeres indígenas no tienen acceso a la justicia, que varias que han estado presas en Morelos le comentaron que no tuvieron acceso a un traductor durante su juicio ni asesoría legal pertinente. Incluso se les niega el derecho a la visita de sus compañeros porque sólo se lo permiten a los que están casados y no les permiten la visita de sus hijos si el padre no la autoriza.

Alma Leticia Benitez subrayó que en sus comunidades “las estructuras genéricas son más rígidas”, las niñas indígenas se incorporan desde muy temprano a las tareas productivas y reproductivas, dificultando su acceso a la educación. El estado “no quiere reconocer que las condiciones de desigualdad (de las mujeres indígenas) no tiene su origen en las comunidades sino en las condiciones que les fueron impuestas” desde la colonización.

Ahora las mujeres indígenas se hacen presentes para exigir “ser sujetos de derechos y no sujetos de atención”, buscando una participación consciente, constructiva y participativa en las comunidades, dijo, enfatizando que las mujeres indígenas han participado siempre activamente en defensa de la tierra, de la autonomía, del agua, pero una vez que pasa un episodio de movilización se vuelven al ámbito privado.

El espacio político de participación no sólo se ciñe al estado mexicano, añadió, señalando que los partidos políticos deben ejercer efectivamente el presupuesto que está destinado al género, tomando muy en cuenta a las mujeres indígenas, afirmó.

Lilia González, de Hueyapan, mencionó que ella inició su participación como madre de un hijo con capacidades especiales, que están abandonados por las instituciones, tanto así que ni siquiera existen en las estadísticas oficiales. En su pueblo hay 40 niños de 36 familias con capacidades especiales, informó.

Con esa participación, indicó, se han dado cuenta que lo más importante es la organización porque sólo así podrán tener incidencia en la política social. En Hueyapan el DIF no ha hecho nada en los últimos 10 años, por lo que la propia gente construyó, sin ayuda del estado, un centro de atención para niños con capacidades diferentes; ahora requieren personal médico para atenderlo.

Irma Martínez, de Santa Catarina, comentó que en un principio estaban contra el uso de la tecnología digital, pero después se dieron cuenta de la necesidad de capacitarse en su utilización pero si perder sus tradiciones y costumbres.

Aunque el foro se llevó a cabo en el salón de los presidentes del Museo de la Ciudad, la falta de respeto y consideración para las mujeres indígenas quedó en evidencia porque mientras se llevaba a cabo, en el patio del mismo se estaba llevando a cabo el ensayo, a todo lo que daban sus enormes bocinas, de una banda de rock de un evento denominado Cuerna Pop, organizado por el municipio, que tendría lugar por la tarde. La estridencia de la música se imponía por sobre las voces de las indígenas.

Deja un comentario

Archivado bajo Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), Convenio 169 OIT, Derechos Humanos, Derechos Políticos, Desarrollo, Discapacitados, Discriminación, Feminicidio, Feminismo, impunidad, Indígenas, Mujeres, Organizaciones Sociales, Salud, Uncategorized

“Van a empezar los fregadazos” si la CFE se quiere llevar el agua de la planta tratadora de agua de Cuautla para la termoeléctrica de Huexca: Jorge Zapata

Rosa RojasIMG_3033

“Primero dios vamos a estar pendientes a ver qué pasa y si los ejidos deciden defender su agua la vamos a defender… van a empezar los fregadazos porque no nos vamos a quedar sin agua”, comentó Jorge Zapata, nieto del Caudillo del Sur, respecto a que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) continúa avanzando en la construcción del acueducto para abastecer del líquido a la termoeléctrica construida en el poblado de Huexca, Morelos, para lo cual adquirió algunas casas en el municipio de Ayala, operación que, según vecinos, formalizaría este sábado 28 de mayo.

Vecinos de ciudad Ayala, Morelos, que pidieron reserva de su nombre por temor a represalias por parte de la CFE -que ya tiene demandadas judicialmente a varias personas opositoras al Proyecto Integral Morelos (PMI) que incluye dos termoeléctricas en Huexca, un gasoducto y un acueducto- informaron que  la CFE “compró dos casas e hizo una junta ´clandestina´ el jueves 19 de mayo en casa de unos vecinos para que autoricen el paso por la calle 1o. de Oriente esquina con La Huerta, del acueducto con el que pretende llevarse el agua de la planta tratadora y del río Cuautla -50 millones de litros de agua diariamente- y varias de esas personas ni siquiera viven en nuestra calle”, afirmaron.

Explicaron que once personas inconformes con el paso del acueducto por su calle hacia el río Cuautla acudieron a la presidencia municipal de Ayala para pedirle al munícipe -de origen priista- Antonio Domínguez Aragón, que no le conceda la licencia de construcción del acueducto a CFE, misma que ya se venció, y al no encontrarlo “le dejamos dicho que tiene que atendernos antes del sábado porque la CFE dijo que va a traer un notario para certificar el consentimiento de esos dizque vecinos, que no lo son, porque los verdaderos vecinos no estamos de acuerdo en el paso del acueducto por nuestra calle ya que en Cuautla ocasionaron muchos daños por la vibración de las máquinas que perforan para  enterrar los tubos y no los repararon, así que lo hacemos responsable de nuestra seguridad y la de nuestras viviendas”, enfatizaron.

Aseveraron que en la licencia de construcción -que insistieron está vencida- se especifica que los vecinos con casas cercanas a la obra tienen que dar su anuencia, “deja a salvo los derechos de los propietarios que resulten afectados por el paso del acueducto o no se da la licencia”. Dijeron que la CFE les prometió a los que van a firmar que les van a dar 30 mil pesos para que arreglen sus casas “pero el material lo van a tener que comprar en una tienda que va a poner” la propia paraestatal.

Además, remarcaron que ellos junto con los ejidatarios se oponen al acueducto porque son los campesinos los concesionarios del agua del río y de la planta tratadora de Cuautla desde hace muchos años y por eso se hizo un plantón, desde el 19 de mayo de 2015, para impedir el paso del acueducto.

Jorge Zapata por su parte explicó que la CFE lo demandó hace dos meses por “obstaculizar el progreso” y le reclama el pago de 2 mil 920 millones de pesos por ello, pero el plantón de los ejidatarios sigue -ahora hacen guardias- porque la CFE “y el gobernador (de Morelos, Graco Ramírez) no quieren entender que la planta tratadora de agua de Cuautla es un afluente del río Cuautla, cuyas aguas las tenemos concesionadas los ejidatarios, y si se llevan el agua tratada se va a secar el río y nos vamos a quedar sin agua” para las siembras.

“Graco viene a hacer reuniones secretas con los comisariados y les promete obras que no les cumple, no hace nada, pero ellos ya le dieron la autorización (para que se lleven el agua) aunque no toman en cuenta que no tienen las actas de asamblea de los ejidos para que sea legal la autorización”.

Mencionó que la CFE además ahora demandó al presidente municipal de Ayala para que extienda la licencia de obra del acueducto que se les venció “porque pusimos el plantón nosotros”. Comentó el nieto de Emiliano Zapata que la gente está organizada aunque un poco “desgastada”, pero si quieren seguir defendiendo su agua “van a empezar los fregadazos”.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Derechos Humanos, Derechos Políticos, Desarrollo, Ecología, Estado de Morelos, impunidad, Indígenas, Megaproyectos, Organizaciones Sociales, Uncategorized